e cepto la chancadora de martillo de la energia